El discurso de Bilbo: ¿Insulto o cumplido? – Análisis y opinión

En este artículo de «Historias de Tierra Media», analizaremos el famoso discurso de Bilbo para determinar si es un insulto o un cumplido. Es importante destacar que Bilbo disfruta de las bromas y chistes, como se puede ver en los regalos que deja al abandonar La Comarca. Sin embargo, también muestra un gran aprecio hacia las personas a las que se dirige en su discurso.

Los regalos de Bilbo

Antes de entrar en el discurso, es interesante mencionar los regalos que Bilbo deja para las personas de La Comarca. Estos regalos, aunque algunos puedan considerarse bromas, demuestran su afecto y aprecio hacia los destinatarios. Por ejemplo, deja un paraguas para Adelaar Duke, quien tenía muchas sombrillas sin identificar, y una cesta de papeles usados para Milo Burroughs, quien nunca respondía a las cartas. Estos regalos son divertidos pero también muestran su conocimiento de los destinatarios y su intención de hacerles reír.

El discurso de Bilbo

El discurso de Bilbo comienza con la afirmación de que le tiene un gran cariño a todos los presentes, lo cual recibe una gran aprobación por parte de la audiencia. Luego llega el momento clave del discurso, cuando dice: «No conozco a la mitad de ustedes ni la mitad de lo que quisiera, y lo que amó menos de lo que merecen». Esta línea ha desconcertado a muchos hobbits, quienes tratan de determinar si fue un cumplido o un insulto.

La intención de Bilbo

Cuando Bilbo dice que no conoce a la mitad de ellos tanto como le gustaría, está expresando su deseo de conocerlos mejor. No hay ninguna indicación de si les gusta o no en esta primera sección del discurso. Sin embargo, expresar el deseo de conocer mejor a alguien puede interpretarse naturalmente como un cumplido. Por lo tanto, al menos está cumplimentando a la mitad de los presentes.

La parte complicada

La parte difícil de interpretar es cuando Bilbo dice que ama a menos de la mitad de ellos tanto como merecen ser amados. Aquí es donde la confusión se presenta. Si alguien merece un 8 en una escala del 1 al 10, pero Bilbo solo lo quiere como un 4, entonces calificaría como «menos de la mitad». Sin embargo, si alguien merece ser amado como un 1 y Bilbo lo quiere como un 1, entonces no calificaría en esta declaración.

En resumen, podemos concluir que Bilbo está cumplimentando a la mitad de la multitud al expresar su deseo de conocerlos mejor. En cuanto a aquellos a quienes conoce, los ama exactamente la mitad de lo que merecen ser amados, con margen para que Bilbo los quiera más o menos de la mitad de lo que merecen.

En definitiva, el discurso de Bilbo es complicado pero también divertido, al igual que los regalos que dejó. Ahora que todos estamos en la misma página y comprendemos completamente el discurso, podemos apreciar el ingenio y la inteligencia del autor, J.R.R. Tolkien. Sus creaciones de lenguajes y mitologías demuestran que era mucho más astuto que todos nosotros.

No olvides suscribirte a «Historias de Tierra Media» y te prometo que te apreciaré al menos la mitad de lo que mereces. ¡Nos vemos la próxima vez!

4/5

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *