Los Hijos de Fëanor: Maedhros – Historia, poderes y legado.

Los hijos de Feanor son algunos de los personajes más trágicos de la Tierra Media. Luego de jurar un terrible juramento en lealtad a su padre, se han exiliado, matado a otros elfos y, en la mayoría de los casos, se han llevado a la muerte. En este artículo de Historias de Tierra Media comenzaremos nuestra serie sobre los hijos de Feanor, empezando por la vida y los viajes del mayor de ellos, Maedhros. Maedhros nace en algún momento de los Años de los Árboles en Valinor, hijo de Feanor y su esposa Nerdanel. Cuando Feanor es desterrado de Valinor en el año 1490 de los Árboles, Maedhros, su madre y sus seis hermanos menores van con él a su nuevo hogar de Formenos. Cinco años de los Árboles después, Morgoth destruye los dos Árboles y va a Formenos mientras Feanor y su familia están en Valinor para hacer las paces con los Valar y los demás elfos. En Formenos, el padre de Feanor, Finwe, y abuelo de Maedhros, es asesinado por Morgoth y le roba los preciosos Silmarils de Feanor antes de huir a la Tierra Media. Bajo la guía de su padre, Maedhros y sus seis hermanos juran el terrible juramento de Feanor que regirá sus vidas y traerá gran mal al mundo.

La huida y la captura de Maedhros

Después de que Feanor es herido de muerte en la Batalla de Dagor-nuin-Giliath, Maedhros se convierte en el rey de los Noldor. Sin embargo, su reinado es breve ya que Morgoth envía a una embajada a Maedhros para ofrecerle un regalo de buena voluntad: uno de los Silmarils. Sabiendo que había trampa, Maedhros finge aceptar la oferta y tratar con el señor oscuro mientras lleva consigo a un grupo de sus propios hombres. Sin embargo, el ejército de Morgoth es demasiado poderoso y Maedhros es capturado. Es llevado a Angband, la fortaleza de Morgoth, donde es colgado por la muñeca de su mano derecha.

El rescate de Maedhros y su renuncia al trono

Maedhros es rescatado en el quinto año de la Primera Edad por su hermano Fingon, quien lo libera cortándole la mano derecha. En agradecimiento por su rescate y en remordimiento por abandonar a la familia de Fingon, Maedhros renuncia a su reclamo al trono de los Noldor. Aunque sus hermanos desaprueban esta decisión, Maedhros ya no es rey y el título pasa a su tío, Fingolfin. Para evitar conflictos entre sus hermanos, Maedhros se traslada a las tierras orientales de Beleriand y funda la región de Himring, donde construye una fortaleza.

Las últimas batallas y el destino de Maedhros

Años más tarde, Morgoth ataca con orcos y comienza la Batalla de Dagor Aglareb. Maedhros y sus hermanos luchan valientemente y logran mantener la fortaleza de Himring. A medida que pasan los años, los hermanos de Maedhros continúan luchando contra Morgoth, pero finalmente son derrotados en la trágica Batalla de Nirnaeth Arnoediad. Maedhros y Maglor, los únicos que quedan, se ven obligados a huir y vivir en la Tierra Media con el tiempo que les queda.

En resumen, Maedhros es uno de los hijos de Feanor que sufrió grandes tragedias en su vida. Desde su participación en el terrible juramento de su padre hasta su captura y tortura por Morgoth, Maedhros tuvo una existencia llena de dolor. Aunque logró ser rescatado y renunció a su reclamo al trono, su vida terminó en la derrota y la pérdida junto con su hermano Maglor. Pero a pesar de todas las adversidades, Maedhros siempre luchó valientemente por su familia y su pueblo.

En este artículo exploraremos la historia de Maglor, uno de los Siete Hijos de Fëanor en el legendarium de J.R.R. Tolkien. Maglor, al igual que sus hermanos, juró recuperar los Silmarils, las joyas sagradas creadas por su padre. Sin embargo, a medida que la historia avanza, vemos cómo el juramento de los hermanos lleva a terribles consecuencias y cómo Maglor, en particular, enfrenta una elección trascendental.

El viaje de Eärendil y la ira de los Valar

Maglor participa en la Batalla de Sílmaril como defensor de su hermano Maedhros, luchando contra el Oscuro Señor Morgoth. Sin embargo, la guerra es larga y despiadada, y finalmente Morgoth es derrotado y arrojado al Vacío. Los dos últimos Silmarils son recuperados de Morgoth.

Los hermanos de Fëanor, incluido Maglor, exigen los Silmarils una vez más, esta vez de Eönwë, uno de los Maiar y heraldo de Manwë, el Rey de los Valar. Sin embargo, Eönwë rechaza su solicitud, argumentando que su malvado comportamiento en la persecución del juramento les ha hecho perder cualquier derecho a los Silmarils.

La trágica elección de Maglor

Después de un breve debate sobre si deben seguir persiguiendo su juramento, los hermanos de Fëanor deciden infiltrarse en el campamento, matar a los guardias y tomar los Silmarils. Sin embargo, su presencia no pasa desapercibida y quedan rodeados, preparados para morir.

Eönwë, sin embargo, les prohíbe ser asesinados y los deja ir. Maglor y Maedhros toman cada uno un Silmaril y se separan. Pero el Silmaril quema la mano de Maglor de una manera insoportable, señal de que ha perdido cualquier derecho sobre él y de que su juramento ha sido en vano.

Desesperado y angustiado, Maglor se lanza a un abismo llameante y así termina su historia. El Silmaril que llevaba consigo es llevado al seno de la Tierra.

El destino de Maglor y su legado

No sabemos si Maglor fue alguna vez re-encarnado o si, al igual que su padre, tuvo que esperar en los Salones de Mandos hasta el fin del mundo. Cuando la Tierra Media sucumbe en el mar al final de la Primera Edad, la colina de Maglor se convierte en la isla de Tol Himling, y sigue en pie como el último recordatorio de los Hijos de Fëanor.

Esperamos que hayas disfrutado de este vistazo a la vida de Maglor. Asegúrate de suscribirte, ya que en el transcurso del 2022 cubriremos la historia de cada uno de los Hijos de Fëanor en su propio artículo. También queremos agradecer enormemente a nuestros seguidores en Patreon, quienes hacen posible este contenido. ¡Gracias por ver y suscribirte, y nos vemos en el siguiente artículo de Historias de Tierra Media!

5/5

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *