Turgon, Rey de Gondolin

En este artículo de Historias de Tierra Media, cubriremos la vida y los viajes de Turgon, el rey de Gondolin. Turgon fue el fundador del gran Reino de los elfos, considerado uno de los más grandes que haya existido. Su vida estuvo marcada por el exilio, la guerra y el reinado, hasta terminar en la ruina.

Orígenes y Exilio

Turgon nació en Valinor en el año 1300 de los Años de los Árboles, siendo el segundo de cuatro hijos de Fingolfin y Anairë. Aunque no estaba de acuerdo con el exilio de los Noldor liderado por Feänor, decidió seguir a su padre y a su pueblo a la Tierra Media. A pesar de su desacuerdo, no fue uno de los elfos que regresaron después de que Mandos pronunció su condena sobre los Noldor. Durante su viaje a través de la helada y peligrosa Tierra Media, Turgon sufrió una gran pérdida cuando su esposa Elenwë y su hija Idril cayeron a las aguas y solo pudo salvar a Idril.

La Fundación de Gondolin

Después de llegar a Beleriand, Turgon y su gente se establecieron en las tierras de Nevrast, donde construyeron la ciudad de Vinyamar. Sin embargo, en uno de sus viajes por la región, Turgon descubrió el valle de Tumladen, una tierra oculta protegida por montañas únicas. Decidió mantener el valle en secreto y comenzó a planificar la construcción de una nueva ciudad. Después de la victoria en la Batalla de Lammoth, Turgon finalmente se centró en la construcción de su nueva ciudad y en el año 116 de la Primera Edad, Gondolin fue completada.

La Caída de Gondolin

Gondolin se convirtió en uno de los lugares más impresionantes de la Tierra Media, conocido por sus fuentes, altos muros blancos, la gran torre del rey y los árboles dorado y plateado. Sin embargo, la ciudad permaneció oculta a Morgoth gracias a la falta de fuerzas aéreas en su ejército. Pero la traición de Maeglin, sobrino de Turgon y enamorado de Idril, reveló la ubicación de la ciudad a Morgoth.

En el año 510 de la Primera Edad, Morgoth atacó Gondolin con un ejército de orcos, balrogs y dragones. Aunque Turgon y su pueblo lucharon valientemente en defensa de la ciudad, Gondolin cayó y Turgon pereció en su ruina.

El Legado de Turgon

Aunque Turgon murió con su ciudad, su hija Idril, su yerno Tuor y su nieto Eärendil lograron escapar y llevaron a los supervivientes a los Puertos de Sirion. Siguiendo una antigua profecía, Eärendil se convertiría en la estrella de la esperanza, llevando la luz y la esperanza a muchos en las edades venideras.

Este relato de Turgon, el rey de Gondolin, nos muestra su vida llena de desafíos, exilio, fundación de una gran ciudad y, finalmente, su caída en la batalla contra Morgoth. Aunque murió con su reino, su legado perduró a través de su hija y su nieto, quienes trajeron esperanza a la Tierra Media.

5/5

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *